1 de marzo de 2024

Hora Pico

Sólo otro sitio de WordPress

“Coyotes” intentan llevar migrantes y evadir a las autoridades de EE.UU. en motos acuáticas

San Diego (CNN) — El rugido de un motor desvió la atención de Jack Enright de las olas que estaba grabando bajo un cielo azul despejado. Sacó la cámara del océano para volver a enfocar lo que se dirigía a toda velocidad hacia él.

«Pensé que era solo un barco pesquero… pero entonces vi que se acercaba a la costa y parecía que venía directamente hacia mí», dijo Enright a CNN. «Se podía oír cómo volaba hacia la playa y golpeaba la arena».

Y entonces, poco antes de las 10 de la mañana del pasado martes, grabó cómo varias personas salían de la nave, saltaban por encima de su costado y corrían hacia las lujosas casas situadas junto a la playa de La Jolla, al norte de San Diego, California.

«Parece como si se hubieran escondido debajo de la cubierta de la embarcación, tal vez para pasar más desapercibidos… No estoy seguro», explica Enright, un videógrafo que ha vivido toda su vida en el sur de California y que suele salir a hacer surf para tomar imágenes. «Conté entre ocho y diez».

Enright supo más tarde que, basándose en incidentes anteriores, las personas que vio eran probablemente inmigrantes indocumentados. Formarían parte de una tendencia al alza de las travesías ilegales desde México por el océano Pacífico, en la que casi todos los días llegan a las costas de San Diego embarcaciones en las que se cree que viajan inmigrantes, según los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

El número de incidentes a los que han respondido las autoridades se ha triplicado en los últimos cinco años, según la CBP.

«Llegan muchos, así que estamos constantemente ocupados», dijo Kurt Nagel, agente de Operaciones Aéreas y Marítimas de la CBP. Y aunque las llegadas diurnas como la que vio Enright no son inusuales, Nagel añadió: «La mayoría cruzan de noche».

Por eso, horas antes de cada amanecer, los agentes de Operaciones Aéreas y Marítimas se despliegan en lanchas de alta velocidad para surcar el océano Pacífico.

CNN tuvo la rara oportunidad de acompañarlos en una reciente patrulla nocturna y, antes incluso de subir a la embarcación, las conversaciones por radio indicaban que iba a ser una noche ajetreada. El radar había detectado dos motos acuáticas que acababan de cruzar la Línea Límite Marítima, la demarcación oceánica entre Estados Unidos y México, y se dirigían a San Diego.

Mientras las tripulaciones se apresuraban a sus puestos y se hacían a la mar, los agentes rastreaban las motos acuáticas.

En el océano, la información sugería que al menos una moto acuática se dirigía directamente hacia una patrullera. Los agentes pararon los motores y apagaron las luces, meciéndose en silencio sobre las olas iluminadas por la luna del inmenso Pacífico.

Llevaban gafas de visión nocturna para escudriñar el océano y dijeron que a veces un ligero olor a combustible mexicano puede sugerir que la embarcación de un contrabandista está cerca.

Los agentes rastrean las motos acuáticas pero, a diferencia de los barcos, tienen cuidado de no perseguirlas con demasiada agresividad «porque es realmente peligroso», dijo Nagel.

About Author