12 de junio de 2024

Hora Pico

Sólo otro sitio de WordPress

Hecha justicia a Johnny Pacheco, con tres de café, dos de azúcar y ponle¡salsa!

El aporte no tan evidente de Johnny Pacheco el logro de un sello de identidad
identidad caribeña que empoderó en su momento a millones de latinos

José Rafael Sosa

El libro Johnny Pacheco, con tres de café, dos de azúcar y ponle ¡salsa! Llega
a hacer justicia a la obra, probablemente no comprendida integralmente, del
maestro Jhonny Pacheco.

Lo que acontece con Johnny Pacheco, tres de café, dos de azúcar y ¡ponle
salsa!, del cronista musical Juan Moreno-Velázquez, presentado por
Banreservas, se escapa de los esquemas del populismo disquero, supera a las
cavilaciones y elogios propios del ambiente farandulero y evita identificar el
triunfo artístico con el tamaño de las listas de discos de éxito (Hit parade).

Pacheco logra, a la luz de la historia contada, superar las condiciones de su
entorno. Era positivo más no suficiente, haber tenido influencia musical paterna
en Los Pepines (Santiago) por Rafael Arias Pacheco, ni sus estudios de
percusión en el Conservatorio The Juilliard School, de New York, ni siquiera su
capacidad de intérprete (sobre todo flauta y percusión), su talento de arreglista
virtuoso y su carisma personal como líder inspirador musical. Pacheco
completó esas condiciones con una visión empresarial que modificó los
patrones del negocio del disco y el espectáculo, que hizo más justo y amigable
el tratamiento a los artistas.

El aporte de Pacheco es otro, superiormente más valioso: tomó la salsa como
hoy la conocemos, para elevarla a una categoría de identidad caribeña que dio
sentido de ser, a millones de latinos que de pronto encontraron que la música
podría ser un pasaporte digno a su encuentro.

El maestro creó un concepto artístico empresarial nuevo, el sello Fania,
determinante en la consolidación de la salsa, que era resultado de corrientes
musicales provenientes de Cuba, República Dominicana y Puerto Rico.

Antes de lograr lo que hizo con la salsa y el fenómeno Fania, Pacheco había
mostrado su impulso creativo con dos ritmos que personalizó: la Pachanga y la
Charanga.
Pacheco y la identidad del Caribe El libro ofrece una panorámica de hechos
personajes, circunstancias, encuentros, anécdotas que pocas veces se había
visto tan en detalle el libro, pero su tema no es la creatividad musical en las

producciones (sin restarles calidad) sino el movimiento de identidad latina que
representa.
El impacto de la música de Pacheco es resultado de un conjunto de factores,
se colige del texto el profesor Juan Moreno Velázquez en un proceso que hizo
provecho de su experiencia, su sentido de la música, su liderazgo musical, su
asimilación de las experiencias de otras orquestas, su capacidad de conformar
el sello Fania.
Era necesario un libro de esta categoría para consignar y consagrar la obra de
Pacheco, que se resuelve en una reconstrucción documental.
Ojalá este título, debido a su alto interés para un público que sigue la música,
pueda llegar a la venta en librerías, a pesar de ser un título institucionalmente
editado por Banreservas.
Editorialmente es un volumen en gran formato: cuadrado, ocho y media
pulgadas por lado, en el interior papel satinado 100, 208 imágenes, con
sobrecubierta (“camisa”) en cartonite. Full color, empleando el sobrio color
negro como marco del diseño exterior.
Ficha Técnica:
Título: Johnny Pacheco: tres de café, dos de azúcar y ¡ponle salsa!
Autor: Juan Moreno-Velázquez
Presentación: Samuel Pereyra, Administrador general
Diseño y arte final: Ninón de Saleme y Asociados
Responsabilidad editorial y Producción: Dirección General de Relaciones
Públicas: Luis R. Miñoso, Wilson Rodríguez, Mijail Peralta, Salvador Tavárez y
Silvia Hazoury Ruiz.
Concepto de portada: María Elena Pacheco (Cuqui) y Cristopher Hopkins.
Contraportada: Izzy Sanabria
Impresión: Amigo del Hogar

Pie de foto
El maestro Johnny Pacheco en su primera etapa de músico joven en Estados
Unidos.
Pacheco estableció culturalmente nuevas formas de disfrutar la música como
relación de identidad caribeña, nuevas maneras del trato a los músicos, nuevos
enfoques para proyectar talentos y temas.

Portada del libro Johnny Pacheco, tres de café, dos de azúcar y ¡ponle salsa!,
de Juan Moreno-Velázquez.

About Author